De la transformación a la inmersión digital

Bitologia, Idioma, Inmersión digital

Cada vez que oigo decir ‘transformación digital’ recibo una pinzamiento al prana. Tendríamos que hablar de la inmersión digital.

Está muy extendido y lo dicen grandes profesionales. Lo encontrarán en cientos de propuestas de servicios y presentaciones: ‘Transformación digital’.

¿Transformarse?

¿En qué?

Si tecleo en el buscador de Google «transformarse en», el primer que suggereix és ‘vampir. De acuerdo, no referimos a la ‘transformación digital‘. ¿En robot?

¡NO!

La mayoría estamos contentos con lo que somos y cualquier transformación nos da más pereza que resintonizar la TDT. El concepto ‘transformación digital’ no ayuda porque invita al inmovilismo.

Lo comprendo, porque viene del inglés y allí no tienen claro un concepto nuestro, que los catalanohablantes conocemos bien, y que encuentro que lo describe mejor: inmersión.

Immersión

Propongo que hablemos de inmersión digital.

Si tecleo en el buscador de Google «immersión» inmediatamente contesta con ‘inmersión lingüística’.

La inmersión lingüística es la exposición intensiva a una segunda lengua, viviendo en una comunidad que la hable de forma habitual, con el fin de aprender más rápidamente y alcanzar así el bilingüismo de los aprendices —Wikipedia.

Esto es a lo que me refiero.

Connota enriquecimiento. No nos transformamos en nada –porque somos los mismos– pero después de la inmersión lingüística podemos explicar y transmitir el mundo en un idioma adicional. Somos más sabios, más aptos, más eficaces.

Después de la inmersión digital aprendemos a explicar el trabajo –y el mundo– de otra manera: la digital. Somos más sabios, más aptos y más eficaces.

Si podemos explicar el trabajo y el mundo en digital, no paran de salir nuevas historias: conocimientos, servicios, clientes, experiencias.

Pensamiento lateral

El mayor beneficio de la inmersión es que estimula el pensamiento lateral.

Si sólo nos transformamos, posiblemente continuaremos haciendo lo mismo, pero transformados en otra cosa: los libros digitales de editoriales transformadas parecen demasiado a los de papel.

La inmersión en otra lengua nos hace explicar el mundo de otra manera, lo que obliga a ejercitar el pensamiento lateral. Por ejemplo: en el Principado hacen «el pino», en Madrid «la vertical» y en Mallorca «s’ullastre desramar». Hizo falta bastante imaginación para decir lo mismo de formas tan diferentes. Un mallorquín transformado en madrileño diría «hacer el acebuche escamondado» y no tendría mucho éxito en la capital de la Corte.

Sólo la inmersión lingüística permite no expresarse mal y entender profundamente porque. Al hablar ‘digital’ pasa lo mismo.

Si os fijáis bien, hay muchas coincidencias entre la inmersión lingüística y la digital. No es tan difícil.

O sí.


Imagen: Gerd Leonhard.

Compartir

Entrada anterior
Repensando la publicación de textos en internet
Entrada siguiente
Proyecto Suricata: La ciudad silenciosa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Menú