Podcast en color tecnooptimista

Ponemos contexto a la tecnología digital con optimismo, mientras vamos hacia un nuevo período: el Bitolítico.

Muchas gracias por escucharme.

“Bon dia, buenos días, me llamo Benjamí Villoslada y soy bitólogo tecnooptimista”.
—Presentación en todos los capítulos

Juan Pedro López (aka jotapé)

NewSpace, mani?

En Juan Pedro López (aka jotapé) ens ajuda a entendre la importància del NewSpace, un concepte que el conseller Puigneró va anunciar que just comença a Catalunya i que ha aixecat molta polseguera entre els tecnocínics, els diginihilistes i els ciberindolents.

Xavi Ricci

Què hi ha de bo a la Xina? Amb Xavier Ricci

En Xavier Ricci ha tornat a Mallorca després d’onze anys a la Xina. Ens explica com viuen en digital i analògic. Mirem de conèixer-los millor, desmentir tòpics i –sobretot– saber què podem aprendre d’un país que, com diu en Xavi, “se’ns menjaran amb patates”.

La taxa WhatsApp i la neutralitat de la xarxa

La taxa WhatsApp i la neutralitat de la xarxa

La nova Ley General de Telecomunicaciones ens enroscarà una taxa per a poder usar missatgers instantanis: WhatsApp, Telegram, Signal, Apple FaceTime, iMessage. A més, volen que siguin compatibles entre sí.

L’internet és el futur? Amb Josep Maria Ganyet i Marc Alier

L’internet és el futur? Amb Josep Maria Ganyet i Marc Alier

Versió podcastística de la darrera col·laboració al magazín La gran vida, d’IB3 Ràdio, amb Mònica Borràs. Vàrem voler acabar la temporada de ràdio deixant-vos material per a investigar i aprendre’n, també nosaltres. El @ganyet i el @granludo ens mostren les millors fonts.

Tema

El podcast es para poner contexto a la tecnología digital mientras vamos hacia un nuevo periodo: el Bitolítico. Permitid (o no) la autocita:

Conseguir que sistemas digitales exponenciales –según la ley de Moore– vean, escuchen, huelan, toquen y saboreen no es sólo una revolución industrial —es cambiar de periodo.
—En la página ‘autor’ de este sitio web

El registro es de tecnooptimismo. Tengo un par de motivos para intentar transmitirlo:

Sin tecnooptimismo nunca se alcanza la disrupción

Las novedades digitales suelen ser muy deficientes en las primeras versiones. No es fácil aguantar las críticas y el pesimismo de los primeros años. Quien resiste, tiene un premio bastante importante: la disrupción. Su producto digital triunfará y desmonetitzarà la competencia analógica, como ocurrió con la cámara fotográfica digital. O quizá introducirá una nueva manera de hacer las cosas, como está sucediendo gracias a la secuenciación del genoma.

Craig Venter, uno de los principales investigadores del Proyecto Genoma Humano, recibía llamadas de sus amigos y compañeros de profesión pidiéndole que lo dejara correr, porque provocaba vergüenza ajena. El proyecto había comenzado en 1990 con un presupuesto de 6.000 millones de dólares. Estaba previsto que terminara el 2005, pero en 1997 sólo había conseguido secuenciar un 1% del genoma humano. Fue cuando todo el mundo creía que había fracasado y empezaron las llamadas de los expertos; “Salva tu carrera”. Sólo uno, Ray Kurzweil, dijo que el 1% en realidad era la mitad. Sólo Kurzweil tenía presente que la tecnología digital es exponencial y que llega un momento que vuelve disruptiva. El Proyecto Genoma Humano, previsto para el 2005, estuvo listo en 2003.

Sin el optimismo de Kurzweil y Venter, ¿tendríamos hoy el genoma humano secuenciado? Si es que sí, ¿cuántos años habríamos perdido?

En 2019 aún no se ha terminado la lucha contra el pesimismo en torno al genoma: ahora se trata de conseguir que baje el precio. En 2003 costaba 150 millones de dólares, en 2015 pasó de 4.000 a 1.500, pero ahí se ha quedado. Si costara menos de 100 dólares –como un análisis de sangre– podrían convertirse en rutina –como los análisis de sangre– y crearíamos un ‘dataset’ genómico esencial para la investigación en genética y ‘deep learning’. Si lo conseguimos, los tratamientos médicos serán software y estarán profundamente personalizados.

Podcast
Podcast
Sin tecnooptimismo seremos irrelevantes

Los cambios importantes suelen dar miedo:

Si los cazadores-recolectores del Paleolítico hubiesen pedido un informe sobre las consecuencias de la agricultura, posiblemente la habrían prohibido. No sucedió y hubo un cambio de período hacia el Neolítico.

Cuando mi abuelo tenía 30 años, el 80% de la población balear se dedicaba a la agricultura. Si le hubieran dicho que 90 años después los agricultores no llegarían al 10%, que su nieto trabajaría en algo que no existía y que cada año pasarían 25 millones de personas por el lugar donde tenía la tierra, las casas y el molino, se habría convertido en militante BANANA (Build Absolutely Nothing Anywhere Near Anything or Anyone). Nuestro huerto estaba donde ahora se encuentra el aparcamiento de larga estancia del aeropuerto de Son Santjoan, Mallorca.

Si los cambios dan miedo, la disrupción aún más. Al final, la generación de mi abuelo vivió los cambios con cierta suavidad lineal, pero para nosotros serán exponenciales; tan rápidos como el crecimiento de granos de trigo a las dos últimas filas del tablero.

Oponerse a ellos no es la solución, porque quedaremos al margen. No es nada divertido ser irrelevante, una cosa peor que la explotación:

Quizás el siglo XXI las revueltas populistas no se organizarán contra una élite económica que explota la gente, sino contra una élite económica que ya no necesita la gente. Podría ser una batalla perdida. Es mucho más difícil luchar contra la irrelevancia que contra la explotación.
—Noah Harari, Yuval. 21 lecciones para el siglo XXI

Para no convertirnos en irrelevantes, ahora es el momento de aceptar los cambios que vienen e incorporarnos a ellos con decisión. En Mallorca tenemos el dicho “más vale morir de un eructo que de un bostezo”.

Be optimistic
Podcast

Opinión

El podcast es una buena herramienta para opinar. Cuando lo hacemos por escrito, como aquí y en las redes sociales, tenemos muchas posibilidades de sufrir malentendidos. La voz es algo totalmente diferente; permite transmitir el tono personal y es más fácil expresar el contexto. El medio escrito tiene el tono de quien te lee y se le contagia el contexto que le dé lo que acaba de leer, y que no tiene nada que ver con lo que has leído tú. En las redes sociales todo el mundo tiene su modus redendi, que influye fuertemente en que decimos y cómo leemos lo que dicen los demás. En el podcast no.

De hecho, pensaba que tenía que hacer un podcast cada vez que sufría llamaradas redsocialísticas. Entonces recordaba que en la radio nunca había tenido ningún malentendido. Ni después de decirlas de todos colores, cada semana, durante más de 10 años.

Por supuesto, bastante gente no estaba de acuerdo con lo que decía ni lo estará con lo que diré. Pero el debate será sobre los argumentos, no del tono. Qué descanso.

El debate post-podcast puede ser como prefieras. Los comentarios de esta página también sirven.

Idioma

El idioma principal es el catalán porque también es el mío, pero habrá capítulos en castellano. El motivo es el contexto. Por ejemplo, leí bastantes opiniones sobre Stadia en castellano y aquel capítulo salió en castellano. Cuando he hablado de los gobiernos, ha sido en catalán porque es la lengua con la que lo viví.

La presentación fue en castellano porque el contexto era toda la posible audiencia. En el medio voz todavía no es posible tener traducción instantánea como el texto, pero todo llegará.

Ser bilingüe es una suerte, todas las lenguas son bellas y ninguna tiene la culpa de nada. Ojalá algún día pueda añadir el inglés y el francés.

Duración

Creo que soy incapaz de hablar sobre un tema menos de 10 minutos. También me he propuesto no pasar de treinta minutos, que son una barbaridad en vista de los medios técnicos con los que he empezado: el móvil, con su micrófono, y la app Anchor.

Temps

Periodicidad

La periodicidad es tan aleatoria como la duración.

Mantengo la idea de la importancia del contexto: cuando me parezca que es mejor la voz para publicar, entonces tocará grabar un podcast.

Hay quien cree que hace falta mantener una periodicidad fija –e incluso pide disculpas cuando no lo consigue. Me parecen tics heredados de una época pre-internet de escasez de medios. Hoy ocurre todo lo contrario: la abundancia llega al exceso. Son tantos los podcast interesantes para escuchar, que los regulares terminan estorbando y los irregulares son una buena noticia cuando la app me avisa que hay un capítulo nuevo. Es una percepción personal.

Para seguir los podcasts de periodicidad irregular, te recomiendo la suscripción mediante alguna app que tenga notificaciones –Pocket Cast las tiene– porque te avisará cuando publique un capítulo nuevo.

Spotify no tiene notificaciones porque está orientado a la música, los podcast allí son propina. Quizás algún día escucharán la sugerencia Push Notification for new Episodes si tiene suficientes votos. Por cierto, si votas, quizás también puedes pasar por la sugerencia que hice para el contador de tiempo.

Es un podcast personal y por eso no le he puesto nombre. En internet lo más importante somos las personas y no necesitamos ningún emisora ni cabecera para publicar.

Títol

Es un podcast personal y por eso no le he puesto nombre. Puedes usar mi nombre para encontrarlo y suscribirte.

Los títulos también creo que son una herencia del mundo de la comunicación analógica de la prensa, radio y televisión. De hecho, un director de emisora de radio me decía que prefieren no personalizar, porque luego las figuras se van a la competencia y pierden audiencia. En internet lo más importante somos las personas y no necesitamos ningún emisora ni cabecera para publicar.

Sin ir más lejos, este blog comenzó con el nombre Bitassa y estaba en bitassa.cat. Ahora el título está en segundo plano y prefiero el benjami.cat. Lo cambié después de aprender que jugar a tener cabeceras era una extravagancia.

Dónde encontralo

Si estás aquí es porque lo has encontrado, pero posiblemente te será más cómodo escucharlo en una app para el móvil.

En las apps suele haber un buscador y bastará entrar ‘Benjamí Villoslada’ para encontrar el podcast y suscribirte.

Para encontrar los podcasts no existe un equivalente a los buscadores web, que lo ven todo. Tanto da el servidor –o plataforma– donde esté, que Google lo encuentra. Esta desventaja –de momento– para los podcasts nos complica un poco la difusión. Mi táctica es publicar el podcast en todas las plataformas más populares –están enlazadas en esta misma página bajo “suscríbete”. Así, si utilizas la app de una plataforma, siempre me encontrarás –por ejemplo, RadioPublic. Si no es el caso y prefieres una app independiente –como Pocket Casts– su buscador me encontrará en la plataforma donde prefiera buscar –que creo que es Apple, en Pockets Casts; todo es un poco borroso.

Quizás el buscador te mostrará más podcasts con mi nombre. Sucede que algunos programas de radio que hice, antes de 2015, también tenían versión en podcast. Sabrás cuál es el actual por las fechas de los últimos capítulos.

Los oyentes más expertos en podcast suelen pedirme ‘el hilo RSS’ para suscribirse. También lo encontrarás en esta página –bajo “suscríbete”.

Y al final, escucharlo en la web también funciona y por eso los tienes todos arriba. Muchas gracias por escucharme.

Suscríbete en
Menú