Nunca sabes cómo te leerán

Nunca sabes cómo te leerán

Cuando en el 2004 escribías en un blog, el cuñao (*) decía que eras un pirado de los ordenadores que ahora le dio por hablar en internet.

Diez años después, él también quiere publicar –e incluso publica. Antes se informó de cómo petarlo en internet. Se apuntó a un cursillo buenísimo, oye. En la mejor academia Social Media de la ciudad y a mitad de precio. Además le dieron un vale para conseguir el iPhone 8 en preventa por 395,95 € y sin hacer cola.

El resultado es que, cuando en el 2014 escribes en tu blog, el cuñao, preparadísimo, analiza tu estrategia digital.

Y no escribes, eres un content curator.

Cui-da-do.

El falso buenrollismo de Pepephone

El falso buenrollismo de Pepephone

Tras cambiar mi número de móvil, nunca conseguí que algunos contactos despistados tomaran nota. Durante unos años corrió por redacciones, y de vez en cuando sonaba desde algún medio. Mientras buscaba cómo conservarlo para no perder sus llamadas, encontré esta oferta:

Pepephone no exige ningún consumo mínimo a sus clientes de telefonía móvil para no obligarles a comprometer ningún gasto mensual, ni condicionar su libre uso del teléfono móvil.

Y lo contraté.