«Bon dia, buenos días, me llamo Benjamí Villoslada i soy bitólogo tecnooptimista»

Presentación en todos los capítulos

TL;DR

Si sólo queréis saber dónde está el podcast, este link os lo dirá en un clic (o tap). En realidad los enlaces al podcast están al final de esta página.

Tema

El podcast es para poner contexto a la tecnología digital mientras vamos del neolítico hacia el periodo Bitolític. Permitid (o no) la autocita:

Conseguir que sistemas digitales exponenciales –según la ley de Moore– vean, escuchen, huelan, toquen y saboreen no es sólo una revolución industrial [es cambiar de periodo]En la página ‘autor’ de este blog

El registro es de tecnooptimismo. Tengo un par de motivos para intentar transmitirlo:

Sin tecnooptimismo nunca se alcanza la disrupción

Las novedades digitales suelen ser muy deficientes en las primeras versiones. No es fácil aguantar las críticas y el pesimismo de los primeros años. Quien resiste, tiene un premio bastante importante: la disrupción. Su producto digital triunfará y desmonetitzarà la competencia analógica, como ocurrió con la cámara fotográfica digital. O quizá introducirá una nueva manera de hacer las cosas, como está sucediendo gracias a la secuenciación del genoma.

Craig Venter, un dels principals investigadors del Projecte Genoma Humà, rebia trucades de seus amics i companys de professió demanant-li que ho deixés córrer, perquè provocava vergonya aliena. El projecte havia començat el 1990 amb un pressupost de 6.000 milions de dòlars. Estava previst que acabés el 2005, però al 1997 només havia aconseguir seqüenciar un 1% del genoma humà. Fou quan tothom creia que havia fracassat i començaren les trucades dels experts; «salva la teva carrera». Només un, Ray Kurzweil, va dir que l’1% en realitat era la meitat. Només Kurzweil tenia present que la tecnologia digital és exponencial i que arriba un moment que torna disruptiva. El Projecte Genoma Humà, previst pel 2005, va estar enllestit el 2003.

Sin el optimismo de Kurzweil y Venter, ¿tendríamos hoy el genoma humano secuenciado? Si es que sí, ¿cuántos años habríamos perdido?

Al 2019 encara no s’ha acabat la lluita contra el pessimisme al voltant del genoma: ara es tracta d’aconseguir que baixi el preu. Al 2003 costava 150 milions de dòlars, el 2015 va passar de 4.000 a 1.500, però s’hi ha quedat. Si costés menys de 100 dòlars –com un anàlisi de sang– es podrien convertir en rutina –com els anàlisi de sang– i crearíem un ‘dataset’ genòmic essencial per la recerca en genètica i ‘deep learning’. Si ho aconseguim, els tractaments mèdics seran software i estaran profundament personalitzats.

Sin tecnooptimismo seremos irrelevantes

Los cambios importantes suelen dar miedo:

Si los cazadores-recolectores del Paleolítico hubiesen pedido un informe sobre las consecuencias de la agricultura, posiblemente la habrían prohibido. No sucedió y hubo un cambio de período hacia el Neolítico.

Cuando mi abuelo tenía 30 años, el 80% de la población balear se dedicaba a la agricultura. Si le hubieran dicho que 90 años después los agricultores no llegarían al 10%, que su nieto trabajaría en algo que no existía y que cada año pasarían 25 millones de personas por el lugar donde tenía la tierra, las casas y el molino, se habría convertido en militante BANANA (Build Absolutely Nothing Anywhere Near Anything or Anyone). Nuestro huerto estaba donde ahora se encuentra el aparcamiento de larga estancia del aeropuerto de Son Sant Joan, Mallorca.

Si els canvis fan por, la disrupció encara més. Al final, la generació del meu avi va viure els canvis amb certa suavitat lineal, però per a nosaltres seran exponencials; tan ràpids com el creixement de grans d’arròs a les dues darreres fileres del tauler d’escacs de Sissa.

Oponerse a ellos no es la solución, porque quedaremos al margen. No es nada divertido ser irrelevante, una cosa peor que la explotación:

Quizás el siglo XXI las revueltas populistas no se organizarán contra una élite económica que explota la gente, sino contra una élite económica que ya no necesita la gente. Podría ser una batalla perdida. Es mucho más difícil luchar contra la irrelevancia que contra la explotación.

Noah Harari, Yuval. 21 lecciones para el siglo XXI

Para no convertirnos en irrelevantes, ahora es el momento de aceptar los cambios que vienen e incorporarnos a ellos con decisión. En Mallorca tenemos el dicho «más vale morir de un eructo que de un bostezo».

Opinión

El podcast es una buena herramienta para opinar. Cuando lo hacemos por escrito, como aquí y en las redes sociales, tenemos muchas posibilidades de sufrir malentendidos. La voz es algo totalmente diferente; permite transmitir el tono personal y es más fácil expresar el contexto. El medio escrito tiene el tono de quien te lee y se le contagia el contexto que le dé lo que acaba de leer, y que no tiene nada que ver con lo que has leído tú. En las redes sociales todo el mundo tiene su modus redendi, que influye fuertemente en que decimos y cómo leemos lo que dicen los demás. En el podcast no.

De hecho, pensaba que tenía que hacer un podcast cada vez que sufría llamaradas redsocialísticas. Entonces recordaba que en la radio nunca había tenido ningún malentendido. Ni después de decirlas de todos colores, cada semana, durante más de 10 años.

Per descomptat, prou gent no estava d’acord amb el que deia ni ho estarà amb el que diré. Però el debat serà sobre els arguments, no del to. Quin descans.

El debate post-podcast puede ser como prefieras. Los comentarios de esta página también sirven.

Lengua

La lengua principal es el catalán porque también lo es la mía, pero habrá capítulos en castellano. El motivo es el contexto. Por ejemplo, leí bastantes opiniones sobre Stadia en castellano y aquel capítulo me salió en castellano. Cuando he hablado de los gobiernos, me ha salido en catalán porque es la lengua con la que lo viví.

La presentación fue en castellano porque el contexto era toda la posible audiencia. En el medio voz todavía no es posible tener traducción instantánea como el texto, pero todo llegará. Mientras no ocurra, cada capítulo tendrá un código en el título para indicar en qué lengua lo he grabado: CA o ES.

Ser bilingüe es una suerte, todas las lenguas son bellas y ninguna tiene la culpa de nada. Ojalá algún día pueda añadir el inglés y el francés.

Periodicidad

La periodicitat és tan aleatòria com la duración.

Mantengo la idea de la importancia del contexto: cuando me parezca que es mejor la voz para publicar, entonces tocará grabar un podcast.

Hay quien cree que hace falta mantener una periodicidad fija –e incluso pide disculpas cuando no lo consigue. Me parecen tics heredados de una época pre-internet de escasez de medios. Hoy ocurre todo lo contrario: la abundancia llega al exceso. Son tantos los podcast interesantes para escuchar, que los regulares terminan estorbando y los irregulares son una buena noticia cuando la app me avisa que hay un capítulo nuevo. Es una percepción personal.

Per a seguir els podcast de periodicitat irregular, us recomano la subscripció mitjançant alguna app que tingui notificacions –Pocket Casts les té. Així us avisarà quan hi hagi un capítol nou.

Spotify no tiene notificaciones porque está orientado a la música, los podcast allí son propina. Quizás algún día escucharán la sugerencia Push Notification for new Episodes si tiene suficientes votos. Por cierto, si votas, quizás también puedes pasar por la sugerencia que hice para el contador de tiempo.

Título

Es un podcast personal y por eso no le he puesto nombre. Puedes usar mi nombre para encontrarlo y suscribirte.

Los títulos también creo que son una herencia del mundo de la comunicación analógica de la prensa, radio y televisión. De hecho, un director de emisora de radio me decía que prefieren no personalizar, porque luego las figuras se van a la competencia y pierden audiencia. En internet lo más importante somos las personas y no necesitamos ningún emisora ni cabecera para publicar.

Sin ir más lejos, este blog comenzó con el nombre Bitassa y estaba en bitassa.cat. Ahora el título está en segundo plano y prefiero el benjami.cat. Lo cambié después de aprender que jugar a tener cabeceras era una extravagancia.

Duración

Creo que soy incapaz de hablar sobre un tema menos de 10 minutos. También me he propuesto no pasar de treinta minutos, que son una barbaridad en vista de los medios técnicos con los que he empezado: el móvil, con su micrófono, y la app Anchor.

Dónde encontralo

La sede del podcast está en Anchor, pero ellos se encargan de difundirlo a más plataformas:

Escuchar en la web funciona, pero lo ideal es una app para podcasts en el móvil. Me gusta Pocket Casts, pero tengo que reconocer que no lo uso tanto desde que Spotify también tiene podcasts. Pocket Casts automatiza mejor la recogida de podcasts que Spotify, que gestiona mejor la conexión con los altavoces inteligentes de Amazon y Google. Con Pocket Casts podrás compartir un podcast desde un minuto exacto, cosa que encaja bien con la inmediatez que suelen tener las redes sociales.

Supongo que los podcast acabarán siendo una orden de voz dirigida a los altavoces y auriculares: «Pon el podcast del Benjamín Villoslada». No hará falta ni suscribirse. Mientras que el futuro no llega, la forma más fácil de suscribirse es entrando el hilo RSS en el buscador de la app Pocket Casts.

Muchas gracias por escucharme


Imágenes: Howard Lawrence B en Unsplash / Nathan Dumlao en Unsplash / Heather Zabriskie en Unsplash

© Bitassa a Lloure de Benjamí Villoslada sota llicència Creative Commons Reconeixement-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Espanya
Designed by Anne-Sophie de Vargas thanks to WordPress