Cambio en los hábitos de compra (o Amazon vs El Corte Inglés)

Cambio en los hábitos de compra (o Amazon vs El Corte Inglés)

He cambiado algunos hábitos de compra los últimos años. Cuando empecé a viajar mucho —pronto hará tres años— compré una bolsa para el portátil. Una Tucano en el Corte Inglés. Al pasar por caja, la lectura del código de barras marcó un precio equivocado: casi 60 €. La etiqueta decía algo entre 30 y 35 € —no lo recuerdo con exactitud. Avisé al vendedor, que a continuación miró la etiqueta con mucho cuidado. Intentó despegarla. Me di cuenta que quería saber si yo había hecho el cambiazo con una etiqueta adhesiva de otro producto. No, claro. Pero no es agradable ser un tipo sospechoso de fraude. El vendedor cobró lo que marcaba la etiqueta, es lo que dice la ley de comercio, y pasé del estado de cliente al estado de tipo a quien hacen un favor.

La Fnac: de la inadaptación al ERE

Lunes entré en una tienda de la Fnac.  Quería saber a qué precio tienen una cámara que en Amazon.es vale 263,25 Eur.  No la tenían en existencias; de hecho la vendedora no recordaba haberla visto.  Lo consultó en el ordenador y 499 Eur era su precio –así, con esos 99 que te dicen «estoy de oferta, ¡aprovéchalo!».